Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Un total de 79 alumnos del colegio de los Sagrados Corazones de Torrelavega de cuarto curso de la ESO, han mantenido en la catedral un encuentro distendido con el obispo de Santander, Mons. Manuel Sánchez.

Una de las religiosas de la congregación, Rosa Ceballos, explicó que el fin de esta visita es parte del proceso de la clase de religión, porque “cuando hablamos de la Iglesia o del obispo, queremos que los chicos conozcan el significado de esto y que puedan tener, en la práctica, un diálogo directo de conexión con su obispo y puedan escucharle, preguntar y hablar con él directamente”.

Mons. Manuel Sánchez se dirigió sonriente a los chicos durante este encuentro, que aprovechó para explicar qué es una diócesis, qué misión tiene un obispo, al tiempo que les recordó que la diócesis de Santander tenía la singularidad de integrar al valle burgalés de Mena.

El prelado hablo de su actividad y sobre este aspecto destacó sus numerosas visitas a fieles, parroquias, congregaciones y colectivos para conocer su realidad y alentarles como pastor en nombre del Señor.

En esta línea recordó la actual Asamblea Diocesana de la Vida Consagrada que es fruto de otras dos anteriores, la de Laicos y la Sacerdotal. Esta última de la Vida Consagrada busca poner de manifiesto esta riqueza y ayudar a situar mejor su misión dentro de la actual sociedad, “tan cambiante”, explicó.

Con simpatía el obispo se remontó a su niñez en la que ya sentía una atracción por lo religioso, y aunque le costó llegar a ser monaguillo en su pueblo de Fuentes de Nava (Palencia) porque su párroco le veía aún pequeño (7 años), logró finalmente convencerle.

Más tarde se integró en el Seminario y destacó que ya ordenado ha trabajado especialmente en el ámbito de la Pastoral familiar.

Además animó a los chicos y chicas a plantearse, como una opción más en la vida, la vocación sacerdotal o hacia la vida consagrada, y recordó que los actuales 10 seminaristas de Corbán, aunque en su mayoría han terminado una carrera universitaria, han decidido seguir la vocación sacerdotal porque se sienten felices.

El prelado de la Iglesia cántabra también explicó a los chicos la vestimenta propia de un obispo, aclarando el significado de las distintas piezas del ropaje, como el báculo, del que recordó que es símbolo de ser pastor de una porción de la grey del Señor, la de la Diócesis de Santander.

También se refirió a su cruz pectoral que recuerda que, al igual que Cristo, el obispo tiene que afrontar y cargar con sus cruces. Después se refirió que su primera diócesis fue la gallega de Mondoñedo-Ferrol, hasta que fue elegido hace dos años y medio por el Papa Francisco como obispo de Santander.

En este encuentro uno de los chicos le preguntó al obispo que cuándo era su día de descanso, a lo que sonriente Mons. Sánchez dijo que “los obispos no tenemos un día de descanso concreto, lo que hacemos para descansar es aprovechar momentos libres”.

Por último, el obispo de la Iglesia cántabra les transmitió como mensaje a los chicos presentes que no dejen nunca de formarse como cristianos para poder dar cuenta de su fe en unos tiempos que cambian a una elevada velocidad.

Igualmente, les instó a cultivar dos actitudes: la de no pensar sólo en uno mismo, y a conformarse con poco “porque así se es más feliz”, concluyó Mons. Sánchez.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.