Pope Benedict XVI statue of St. Mary of Lourdes at the end of a Mass celebrated by Cardinal Camillo Ruini, head of Italian Bishops Board, on the occasion of the 'World Day of the Sick' in St. Peter's Basilica at the Vatican, Sunday, Feb. 11, 2007

“María fue elevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo, y con Dios es reina del cielo y de la tierra. ¿Acaso así está alejada de nosotros? Al contrario. Precisamente al estar con Dios y en Dios, está muy cerca de cada uno de nosotros. Cuando estaba en la tierra, sólo podía estar cerca de algunas personas. Al estar en Dios, que está cerca de nosotros, más aún, que está “dentro” de todos nosotros, María participa de esta cercanía de Dios. Al estar en Dios y con Dios, María está cerca de cada uno de nosotros, conoce nuestro corazón, puede escuchar nuestras oraciones, puede ayudarnos con su bondad materna. Nos ha sido dada como “madre” – así lo dice el Señor – , a la que podemos dirigirnos en cada momento. Ella nos escucha siempre, siempre está cerca de nosotros; y, siendo Madre del Hijo, participa del poder del Hijo, de su bondad. Podemos poner siempre toda nuestra vida en manos de esta Madre, que siempre está cerca de cada uno de nosotros”

(BENEDICTO XVI, Homilía, 15 de Agosto de 2005. Solemnidad de la Asunción)

Compartir
Artículo anteriorLas cosas de arriba
Artículo siguienteSiguiendo a Jesús