Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

♦ Texto para la oración:
-En aquellos días, el Señor habló a Acaz: ‘Pide una señal al Señor, tu Dios… El Señor, por su cuenta, os dará una señal: mirad, la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa Dios-con-nosotros. (Is 7, 10-14)
-Este Evangelio, prometido ya por sus profetas…se refiere a su Hijo, nacido según la carne, de la estirpe de David; constituido según el Espíritu Santo, Hijo de Dios, con pleno poder por su resurrección de la muerte: Jesucristo, nuestro Señor. (Rom 1, 1-7)
-El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. Su esposo José, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas tomó esta resolución, se le apareció en sueños el ángel del Señor, que le dijo:
José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte contigo a María tu mujer, porque la criatura que lleva en su seno viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el profeta: ‘Mirad la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel que significa Dios-con-nosotros. (Mt 1, 18-24)

♦ Comentario para la oración:

Estamos ya muy cerca de la Navidad y este día la liturgia nos pone a nuestra consideración el misterio de la concepción del Mesías. Es la escena más bella, inmediatamente antes del nacimiento de Jesús. El encuentro de dos fidelidades: María, que habiendo escuchado el mensaje de parte de Dios ha dado su consentimiento para ser madre del Emmanuel y José que, superando todo temor, responde al proyecto de Dios. Jesús, el Mesías, va a entrar en la historia por la puerta de este doble consentimiento, cumpliéndose así lo que había dicho el Señor por el profeta: Mirad: la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel.
Ya se anuncia el gozo de la Navidad, en la alegría de una mujer que espera un hijo; un gozo que irá creciendo hasta alcanzar en la noche de Belén su máxima intensidad: ¡Gloria a Dios en al cielo y paz en la tierra!

♦ Momento de oración:
– En estos días se concentra la esperanza y el gozo de una venida esperada y ya vivida. Celebramos un acontecimiento histórico, un acontecimiento de salvación. Enciendo ya la cuarta vela del Adviento.
– En silencio me acerco a la escena que nos presenta el evangelista: así nació Jesús… Es el comienzo de la nueva era anunciada por Isaías, es el triunfo de la fidelidad y del amor.
– Cada uno de nosotros estamos también llamados a entrar en este plan de Dios, llevar la salvación a todos los hombres y mujeres.
– Contemplo a María y a José y le pido al Señor envíe su Palabra a mi corazón para que yo descubra su voluntad sobre mí. Que triunfen también en mi vida la fidelidad y el amor por encima de las dudas y temores.
– Quizá sentimos que Dios, que Jesús de Nazaret, el Mesías, rompe muchas veces nuestros esquemas, nuestras rutinas, nuestros modos de pensar y de hacer. María y José también vivieron esa experiencia. También María pregunta ¿cómo va a ser esto?, pero la fidelidad y el amor son más fuertes.

– Termino la oración recitando el salmo 23
Va a entrar el Señor, él es el Rey de la gloria
Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
El orbe, y todos sus habitantes;
Él la fundó sobre los mares, él la afianzó sobre los ríos.
¿Quién puede subir al monte del Señor?
¿Quién puede estar en el recinto santo?
El hombre de manos inocentes y puro corazón.
Ese recibirá la bendición del Señor,
Le hará justicia el Dios de salvación.
¡Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las antiguas compuertas
va a entrar el rey de la gloria.
¿Quién es ese Rey de la Gloria?
El Señor… él es el Rey de la gloria.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.