Mons. DOMINIQUE REY, EL OBISPO FRANCÉS QUE HA MULTIPLICADO LAS VOCACIONES EN SU DIÓCESIS Y FOMENTADO LA NUEVA EVANGELIZACIÓN, OFRECE ESTE VIERNES UNA CONFERENCIA EN SANTANDER

128

El obispo francés, monseñor Dominique Rey, una referencia a nivel mundial de cómo emprender la “Nueva evangelización” a la que han exhortado los últimos papas, ofrecerá este viernes, 16 de marzo, una conferencia abierta al público, a las 19:30 horas, en el Seminario de Corbán de Santander, con el título, “Las Claves para la Nueva Evangelización”.

Mons. Dominique Rey, con 47 años, fue nombrado obispo de la diócesis de Fréjus-Toulon, en la Costa Azul. Una diócesis francesa que, como otras,  acusaba la crisis postconciliar, que en este país fue profunda, en particular en la práctica religiosa y en la falta de vocaciones.

Casi dieciocho años después, la realidad que presenta esta Iglesia particular de Fréjus-Toulon ha cambiado de raíz, al pasar a ser la diócesis francesa con más ordenaciones por habitante.

En la actualidad hay alrededor de 260 sacerdotes, a los que hay que añadir cerca de 100 trabajando como misioneros. Con este número de clero, está prácticamente asegurado que todas las parroquias tengan un párroco, algo inusual en las diócesis europeas.

El acierto en la acción pastoral de Mons. Dominique Rey se le achaca en haber facilitado la presencia en su diócesis de múltiples realidades eclesiales especializadas en nuevas formas de apostolado, aunque estos movimientos fuesen incluso extranjeros.

Mons. Dominique Rey ha manifestado en algunos foros que a “partir de las necesidades de la gente”,  “asume” acoger “desde carismáticos a tradicionalistas; pasando por fieles más clásicos o miembros de Tierra Solidaria”, con el objeto de permitir la “fertilización” -una de sus palabras favoritas- entre personas de culturas diferentes”.

Para Mons. Rey , aunque se puedan tener ideas, tomar iniciativas o llevar a cabo programas pastorales, lo que es previo “a toda nuestra acción es lo que Dios hace a través nuestro”.

Igualmente ha destacado en algunas de sus numerosas intervenciones que el dinamismo de su diócesis se debe “a la presencia de una intensa vida contemplativa”. Y es que en la porción de pueblo de Dios que le ha tocado pastorear, existen numerosas comunidades monásticas, tales como cistercienses, monjes de Lérins, cartujos o benedictinos, entre otros. Esta riqueza contemplativa “forman un soporte en la vida interior”.

También basa la fecundidad eclesial en la adoración eucarística, que para Mons. Rey es “el primer recurso de la evangelización”, ya que supera a las empresas personales. Se trata de la capacidad de “acudir a las fuentes de la misión: la fuente sacramental, y en particular a la adoración eucarística”.

Para este ejemplar obispo francés, no se trata de acudir a “estrategias” ni a “técnicas”, sino a saber aprovechar con acierto los los diferentes carismas y la forma de vivir el Evangelio según quién lo proclame. “Intuimos que no es la talla del zapato lo que determina el tamaño del pie, sino al revés”.

Asimismo, en conferencias públicas ha señalado “el mal y el remedio”: “Hemos conocido pastorales que a veces nos han encerrado en esquemas coactivos, soviéticos. Al revés, hay que partir de lo que cada uno recibe como don de la gracia de Dios, para así dar lo mejor de uno mismo”. 

GABINETE DE PRENSA

Santander, 14 marzo 2018