IGNACIO DE LOYOLA en la Librería de Pastoral de la diócesis

1543

Si escucharas la voz de Dios ¿Serías capaz de guardarla en secreto? IGNACIO DE LOYOLA narra la vida de un joven soldado, Íñigo (Ignacio de Loyola), que se vio obligado a renunciar a su carrera militar tras resultar herido en batalla.
Postrado en cama y dedicado a nuevas lecturas, lo que se presentaba entonces como una desgracia se tornó en un deseo ardiente de convertirse en santo.

La película que presentamos en esta ocasión, realiza una mirada incisiva y emocionante a la vida del hombre detrás de la leyenda.

La extraordinaria transformación del futuro fundador de la Compañía de Jesús, desde una juventud impetuosa e impulsiva obsesionada con las mujeres y la lucha entre espadas, hasta convertirse en el magistral y carismático líder de una Orden que cambiaría la historia de la Cristiandad para siempre.

El joven y pasional Loyola se encontrará inmerso en una nueva batalla: la de enfrentarse con la incredulidad, el rechazo de la gente más cercana y la necesidad de luchar, por encima de todo, contra sí mismo.

El film se centra exclusivamente en la juventud de san Ignacio, obviando aquello que le ha otorgado su renombre: la fundación de la Compañía de Jesús. Esto se debe a que su autor ha querido describir una historia eterna y universal, acercando el personaje al mundo de hoy y evitando así la nota que lo diferencia del resto.

Por este motivo, está rodada con un lenguaje muy actual y con una narrativa propia de la televisión, pues el espectador está más acostumbrado a la forma de transmitir de ésta -caracterizada por la rapidez- que a la del cine, de mayor lentitud.

La cinta está dirigida y escrita por el filipino Paolo Dy; quien se formó en instituciones jesuitas. Fue filmada en Filipinas y parte del norte de España. Y el rol de san Ignacio es interpretado por el actor español Andreas Muñoz.
Para el protagonista, la experiencia de haber dado vida al personaje de Íñigo fue «muy enriquecedora -continúa- he crecido como persona y como actor. Es un papel que cualquier actor en el mundo querría interpretar; soldado de la corona española que termina convirtiéndose, después de un largo camino, en santo.

Sin duda alguna, ha sido una de las mejores cosas que me han ocurrido en mi vida. Íñigo de Loyola me hizo conectar mucho con la tierra, que, en definitiva, es la esencia de un guerrero, lo terrenal. E Ignacio de Loyola me transportó a otros niveles absolutamente inimaginables, un nivel espiritual muy elevado que él dejaría muy bien plasmado para la posteridad en sus “Ejercicios Espirituales”», ha expresado.

El actor añadió que este proyecto salió adelante con «amor, pasión y trabajo duro» de todo el equipo de producción.
Uno puede soslayar ciertos aspectos históricos en favor de una causa concreta, pues la descripción del conjunto podría arrinconar a ésta.

En el caso de Ignacio de Loyola, se trata del encuentro del hombre con Dios, algo más común en nuestro tiempo de lo que parece. Pese a las comodidades y la llamada al éxito que padece la sociedad actual, ésta también se ve azotada por la angustia de una vida insignificante y sin sentido; ansía conocer al Otro: para que le otorgue significado a su propia existencia.

Y el fundador de la Compañía de Jesús es un buen modelo para hallarlo pues, dejándolo todo y anonadándose a sí mismo, lo alcanzó.

Trailer HD (en español) www.youtube.com/watch?v=tw0w13TmE74

Por supuesto ya está disponible -en formato DVD- la que promete ser «la mejor historia de una conversión para meditar acerca del sentido de la propia vida». En la Librería de nuestra diócesis, la Librería de Pastoral.

* Fuentes: ACI Prensa / El Séptimo Arte / IMDB / Karma Films / Sensacine / Sobre las batallas del mar y conde François Joseph Fernández de la Cigogne de la Tour (2017) / Infovaticana / Vimeo / YouTube