LAS COFRADÍAS CELEBRAN MAÑANA 29 LAS “SEMILLAS SOLIDARIAS”, UN ACTO BENÉFICO Y LÚDICO PARA AYUDAR AL HOGAR BELÉN DE ENFERMOS DE SIDA, DE LA DIÓCESIS

59

La Junta de Cofradías Penitenciales de Santander, celebrará mañana viernes, 29 de junio, el acto benéfico, “Semillas Solidarias”, que se desarrollará en la Plaza de las Atarazanas (debido a un cambio de última hora), a partir de las 19,00 horas.

Esta convocatoria a la que se invita a participar al público, servirá para recaudar fondos para la Casa Hogar Belén de enfermos de Sida de Santander que gestiona Cáritas Diocesana, así como para recoger alimentos para la Cocina Económica de las Hijas de la Caridad.

“Semillas Solidarias”, que viene organizándose en estos últimos años, repartirá entre los asistentes una sencilla merienda a un precio de tres euros que incluirá un perrito caliente y una bebida; además se repartirán tiques para poder asistir a distintas actividades de arte, lúdicas o culinarias.

En esta ocasión también habrá un disc-jockey que amenizará este acto benéfico que ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de Santander, la Consejería de Educación y Cultura, así como entidades comerciales que han aportado los alimentos que se distribuirán en la merienda solidaria.

Casa Hogar Belén enfermos Sida

La Casa de Acogida Hogar Belén de Santander, en la calle Eduardo García del Río 10, se inauguró en 2001 para evitar que los enfermos de Sida murieran en las calles o solos, situación que por aquel entonces era muy frecuente.

La promoción de este centro fue obra del entonces obispo de Santander, Mons. José Vilaplana, que fue prelado de la diócesis cántabra entre 1991 y 2006, año en que fue nombrado obispo de Huelva.

El Hogar Belén es atendido por las Hijas de la Caridad de Santa Ana, una congregación de carácter hospitalario.

Actualmente, esta casa también acoge a personas con sida en un estado avanzado de la enfermedad y que no tienen la posibilidad de ser atendidos en otras instituciones por diversas circunstancias. Generalmente suele ser porque carecen de redes familiares propias que les acojan y debido a ello no pueden llevar una vida autónoma.

Gracias a las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, estas personas obtienen una atención integral acompañándoles no sólo desde el punto de vista médico, sino también desde una perspectiva personal, motivando a la persona en su recuperación y realizando todo tipo de tareas y actividades que tienen como objetivo una integración social real.

 

GABINETE DE PRENSA
Santander, 28 junio 2018