Aquí, en Seminario de Corbán llenazo absoluto. No entra nadie más en el salón de actos en la presentación del documento: “La Iglesia, servidora de los pobres”