Fotografías: Arturo Luque

Artículo anteriorEl sereno testimonio de Marta Oriol «dejó paz»: la fe la salvó tras perder a su marido y dos hijos
Artículo siguienteRetiro de Adviento