DOMINGO 17 DEL TIEMPO ORDINARIO (Día 30 de julio)

89

Las parábolas que vienen a continuación: el tesoro escondido y el comerciante en perlas finas, son otro modo de afirmar lo que ya Jesús dijo en el Sermón del Monte: No podéis servir a Dios y al dinero. Si hemos optado, de verdad, por el Reino de Dios, lo primero que hay que hacer es vender todo, por ese tesoro y lo que representa.

►Escuchar y acoger la Palabra

En aquel tiempo dijo Jesús a la gente: ‘El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo, el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra. El reino de los cielos se parece también a una red que echan en el mar y recoge toda clase de peces; cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Entendéis bien todo esto?’ Ellos le contestaron: ‘Sí’. El les dijo: ‘Ya veis, un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo” (Mateo 13, 44-52)

►Pensar la Palabra

En las parábolas que acabamos de leer y celebrar en este domingo, vemos cómo Jesús entiende de las búsquedas humanas y de qué es lo que nos identifica a cada uno: qué valoramos, por qué cosas somos capaces de dar todo, qué es lo absoluto y qué es insignificante y caduco. La parábola nos pone de manifiesto el significado de una experiencia: encontrar, llenarse de alegría, y actuar en consecuencia. El Reino es cotidiano y sorprendente, acontece en medio de nuestro vivir diario. Y la consecuencia de haberle encontrado, con lo que de verdad merece la pena, es un cambio total de intereses. La alegría desbordante que produce el tesoro encontrado sólo deja lugar a una decisión: conseguirlo a cambio de lo que sea.

►Orar y contemplar la Palabra

Leo despacio el texto evangélico de nuevo. ¿Lo entiendo algo más?
Jesús se dirige a mí y me pregunta: ¿Descubres en tu quehacer, en tus relaciones, en tu vida señales de la presencia del Reino?
– Vuelvo al texto y doy vueltas en mi corazón a estas palabras: al encontrar algo de gran valor… ¿siento la fuerza interior, manifestada en la alegría, el desprendimiento, en la decisión que me lleva a dejar todo por adquirir-lo?
– Durante la semana voy a pedir que la Palabra de Jesús, esta Palabra leída el domingo, entre en mi vida de verdad, y me sorprenda por su novedad.
– Puedo recitar, en mis tiempos de más serenidad, en esta semana, el Padrenuestro, pidiendo, como si lo hiciese por primera vez: venga tu Reino, venga a nosotros tu Reino. Quiero optar por ese Reino de Dios que se manifiesta en la justicia, en la verdad, en el amor.

►Actuar desde la Palabra

Señor, quiero comprometerme, cada día, a buscar en mi interior aquello que de verdad me hace feliz, aquello que me hace más persona, aquello que me identifica con Jesús y con su Evangelio. Concédeme escuchar en mi corazón la llamada a ser dichoso y feliz.
Señor, quiero comprometerme a descubrir el tesoro, a encontrar la perla, esa perla de gran valor que se esconde en lo cotidiano de la vida, esas semillas del reino que nos llenan de alegría y nos impulsan a dejarlo todo por aquello que tiene valor de absoluto.

¡Venga tu Reino, Señor!
Artículo anteriorEL OBISPO PRESIDIRÁ EL MARTES 1 UNA MISA DE ACCIÓN DE GRACIAS, TRAS APROBAR EL PAPA FRANCISCO LAS “VIRTUDES HEROICAS” DE LA FUNDADORA, EN SANTANDER, DE LAS OPERARIAS MISIONERAS
Artículo siguienteExposición «Románico Internacional del maestro de Piasca»