Homilía Ordenación Diaconal – Marcel Lucaci

168
Artículo anterior«Una aventura que merece la pena»
Artículo siguienteHomilía Jornada Mundial del Enfermo 2019