Homilía ordenación diaconal de Fernando Remón Higuera

219
Artículo anteriorOrdenación Diaconal de D. Fernando Remón Higuera
Artículo siguiente«Ayudar a vivir, no a morir»