Artículo anteriorEvangelio del día y Comentario | 2.4.2020 | Abraham, vuestro padre, saltaba de gozo pensando ver…
Artículo siguienteEvangelio del día y Comentario | 3.4.2020 | Intentaron detenerlo, pero se les escabulló de las manos