Discurso inaugural del cardenal Juan José Omella en la apertura de la Asamblea Plenaria.

288