Nota del Obispado de Santander


Vicaría General

Con motivo de la noticia aparecida en El Diario Montañés el día 28 de octubre de 2021, en la edición impresa, en relación con la intención del Ayuntamiento de Villaescusa de cobrar el IBI a la Iglesia, desde este Obispado se quiere apuntar:

  1. Tanto la redacción del artículo como en las imágenes que lo acompañan se da a entender que la Diócesis obtiene un lucro “de varios miles de euros” de determinados edificios. La Diócesis y Obispado de Santander no posee ningún edificio alquilado donde se ubique la Escuela Waldorf de Villaescusa, ni el albergue de Cabárceno.
  2. Respecto a la Fundación Marcial Solana, que según el entrecomillado “nunca se materializó”, hemos de aclarar que dicha Fundación es una Fundación Pía constituida canónicamente desde mediados del siglo XX respetando en todo momento la voluntad del testador y la normativa del Código de Derecho Canónico y los Acuerdos de la Santa Sede y el Estado Español de 1979.
  3. La Diócesis y Obispado de Santander se atiene en todo momento al régimen fiscal que le corresponde según la ley vigente. El propio Ayuntamiento de Villaescusa, en fecha 5 de noviembre de 2015, revocó liquidaciones tributarias por unanimidad, fundamentados, precisamente, en el Régimen Fiscal de las Entidades sin Fines Lucrativos y de los Incentivos Fiscales al Mecenazgo.
  4. Consideramos importante que por parte de los medios de comunicación se contrasten las informaciones cuando éstas se basan en mensajes publicados en redes sociales, donde se genera un ruido mediático exagerado y que no se corresponden con toda la verdad. A este respecto para tener claridad en qué está exento y qué no del IBI, el artículo 15, y por referencia el artículo 7, de la Ley 49/2002 deja bien claro qué actividades económicas se encuentran exentas.

En Santander, a 2 de noviembre de 2021

Artículo anteriorHOMILÍA DÍA DE DIFUNTOS
Artículo siguienteNombramientos – Octubre