Dentro de las reuniones que organiza la delegación para el clero, cada dos meses, para que los sacerdotes noveles puedan confraternizar y estrechar lazos, la de esta ocasión ha contado con la presencia de nuestro Obispo, D. Manuel.

El encuentro se desarrolló en el Convento de San Francisco del Soto-Iruz, Casa Diocesana de Espiritualidad. Tras un rato de adoración eucarística en que se recogió el capítulo correspondiente del libro de retiros propuesto para este curso, elaborado por D. Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid.

Después la reunión comenzó con la exposición de cada uno, expresando cómo se encuentra y recordando las actividades pastorales y nuevas dinámicas evangelizadoras que se están llevando adelante en las parroquias. Después, D. Manuel expuso diferentes cuestiones sobre el sínodo, en que nos encontramos, sobre la sinodalidad.

Artículo anteriorEl sacerdote diocesano D. Juan Abad Zubelzu nuevo canónigo de la Catedral de Santander
Artículo siguienteLa visita “ad limina Apostolorum”, una profesión de comunión eclesial