No son TODOS los que hay.

Pero, desde luego, sí una buena selección de ellos, que van desde los más originales a los más clásicos. De los más modernos: enfocados a temáticas diversas -y causas específicas- hasta los que van dirigidos a sectores y colectivos de distintas edades, vocaciones y condiciones. En diferente formato, soporte y presentación…

En este boletín, presentamos una muestra de lo más variado y disponible en VIA CRUCIS que este año podemos encontrar en la Librería de nuestra diócesis, la Librería de Pastoral.

Vía Crucis de Jesús de Nazaret. Historia de una vida entregada

Surgida en el ámbito franciscano, la práctica del Vía Crucis pronto se extendió por toda la Iglesia. En esta obra -la primera de las que recomendaremos de la Editorial CCS- se ofrecen dos “modalidades”: la tradicional popular de catorce estaciones y la surgida a raíz del Vía Crucis en el Coliseo de Roma que el papa San Juan Pablo II compuso en 1991 solo con estaciones sacadas de los textos bíblicos.

 

 

Vía Crucis de la confianza. Como un niño en brazos de su madre

Dios, con su Palabra, nos enseña la ciencia de la cruz: «El lenguaje de la cruz es, ciertamente, un absurdo para los que van por senderos de perdición, mas para nosotros, que estamos en camino de salvación, es poder de Dios» (1 Cor 1,18). El camino de la cruz desgrana ante nosotros una pedagogía ascendente que comienza en el tribunal del procurador romano y culmina en las manos del Padre.

 

 

Vía Crucis con los Padres de la Iglesia

Esta celebración del Vía Crucis respeta las estaciones tradicionales con la añadidura -ya habitual- de la 15º dedicada a la Resurrección. La novedad está en recurrir a la tradición de los Santos Padres y a sus escritos para reflexionar sobre la Pasión de Cristo. Cada estación consta de cinco partes: La escucha de la Palabra, una meditación sacada de algunos escritos de los Padres de la Iglesia, una breve reflexión, las intenciones de oración y una oración conclusiva tomada de los escritos de San Agustín.

 

 

 Acompañados en el camino. Vía Crucis para jóvenes

Este Vía Crucis se aleja del formato clásico. El contenido y la concepción catequética aquí recogidos son válidos para todo momento del año y en cualquiera de las convivencias y retiros con jóvenes. El Camino de la Cruz deja de ser algo ajeno a nosotros para convertirse en nuestro propio caminar alentado por la presencia vivificadora de Jesús.

Ser cristianos implica optar por la Vida: con sus compromisos, cargando con distintas cruces y caminando hacia la Resurrección.

 

Vía Crucis en nuestras calles

Jean-Marie Petitclerc, salesiano que al igual que Don Bosco, ha dedicado toda su vida a los jóvenes en dificultad, aceptó la invitación de preparar y presidir esta celebración en una de las zonas más emblemáticas de París: los Campos Elíseos. Lo que más le impresionó de este Vía Crucis fue la calidad del silencio que reinaba en las aceras y en las terrazas abarrotadas de los restaurantes. Ninguna provocación o animosidad por parte de nadie. Por el contrario, un gran respeto ante este acontecimiento. Se sentía en el ambiente la fuerza de la interpelación.

El escándalo de la cruz de Jesús continúa interpelándonos con fuerza; para que todos nos movilicemos en el combate contra la violencia y la exclusión.

 

Vía Crucis de los pobres

En la misma línea, nos llega una propuesta de la Editorial San Pablo en la que nos recuerda que Jesús nos ha enseñado, con su vida, el camino que tenemos que recorrer. Con cada martillazo en la cruz resuenan en nosotros las voces de los pobres: los que se ahogan en el Mediterráneo, los desempleados, las mujeres víctimas de trata… Pero Cristo vive y con Él pervive, para ellos y para todos, la esperanza. Oraciones, lecturas y reflexiones ante una situación política y social que condena la pobreza y a muchos inocentes a morir diariamente.

 

Vía Crucis del ser humano de hoy

El Camino de la Cruz es un modo óptimo de acercarnos al misterio central de la fe: la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. A partir de los textos de los Santos Padres y del Magisterio de la Iglesia, -a través de la editorial San Pablo- este «Vía Crucis del ser humano de hoy» quiere combatir la violencia del mundo: la violencia que se infligió a Cristo en el calvario y que hoy se sigue infligiendo tanto a hombres como a mujeres. Y lo hace mediante la oración y la meditación, desde una perspectiva actual; por el camino de la Salvación y a través del Hijo de Dios.

 

Vía Crucis. Provocaciones para nuestro tiempo

El Vía Crucis nos lleva a reflexionar sobre nuestro modo de vivir, nos invita a valorar adecuadamente las diferentes situaciones de nuestra existencia y nos permite ver la realidad con la justa perspectiva: el sufrimiento al que a menudo nos enfrentamos puede desembocar en el gozo de la Resurrección. Siguiendo los pasos de Jesús, el mal y las limitaciones pueden convertirse en una oportunidad para llevar una vida cimentada en la esperanza y en el amor.

Las imágenes o situaciones de lo cotidiano propuestas en cada una de las estaciones de este Vía Crucis nos ayudan a profundizar en el significado de cada etapa y, al mismo tiempo, sirven de llamadas de atención para una relectura de nuestra propia vida a la luz del misterio pascual. Esta propuesta puede ser utilizada en las parroquias y en grupos juveniles, así como en la reflexión personal.

 

Vía Crucis de los jóvenes

Jesús Rojano ha elaborado una serie de pistas y comentarios para reflexionar sobre cada una de las estaciones del Vía Crucis. Interpela a los jóvenes sobre su propia actitud ante el sufrimiento de Cristo, enfrentándolos, como ante un espejo, a los personajes protagonistas de la pasión (Pedro, Juan, Judas…) siguiendo el esquema bíblico y exactamente las mismas estaciones que el Vía Crucis presidido por San Juan Pablo II en 1991 en el que se añadió una estación XV: la Resurrección de Jesús.

 

 

Sus heridas nos han curado. Vía Crucis con iconos

La elaboración de iconos es una preciosa tradición que ha permanecido muy viva en la Iglesia de Oriente. Con su belleza estilística y cuidada simbología en colores y gestos, los iconos pueden mover a la conversión y a la oración, como lo demuestra esta original versión del Vía Crucis de Antonio Bongiorno para Mensajero (Grupo Loyola).

 

 Vía Crucis. Antiguo y Nuevo

El texto tradicional y el basado en los Evangelios (usado por el Papa), recopilado por Josep Lligadas Vendrell y editado por el Centre de Pastoral Litúrgica (CPL) para su rezo público por laicos, etc.

 

Vía Crucis (de bolsillo A.F.A.)

Se trata del Vía Crucis más pequeño y portable -en estuche de vinilo- y más económico, diseñado por la Estampería Religiosa Aragón. Un artículo muy demandado y siempre disponible en la Librería de la diócesis, la Librería de Pastoral

De Publicaciones Claretianas, tenemos el Vía Crucis con el Papa Francisco. La lógica del amor: «Tantos hombres y mujeres, ancianos y chicos, tantos entre nosotros, compartimos este camino con nuestros sufrimientos, nuestros abandonos, nuestros graves problemas» como afirma D. Jorge Mario Bergoglio; pues: «Él nos precedió. Porque Él caminó por este camino de la Cruz, porque Él murió -y cada uno puede decir ‘murió por mí’-, y porque resucitó y venció a la muerte, por eso, precisamente, tenemos Esperanza. Una Esperanza que nos impulsa a trabajar, a llevar el mundo adelante, a mirar a nuestro lado y a dar una mano a todos aquellos que hoy necesitan la ayuda para llevar la Cruz».

Y el Vía Crucis de las vocaciones: donde nuevamente, el papa Francisco insiste en que «Hemos de dejar de lado el lamento por la escasez de vocaciones y mirar hacia adelante, orando y creando espacios para que Dios siga hablando a los jóvenes de hoy. Nuestra oración y nuestro testimonio, sin duda, son del todo necesarios».

Entre los formatos que escapan de lo habitual y que además incursionan en el original ámbito multimedia, contamos con el:

Vía Crucis del siglo XXI: que ofrece una sencilla, breve y profunda meditación del Vía Crucis tradicional, al que su autor, Luis de Lezama, ha añadido una decimoquinta estación dedicada a la Resurrección del Señor.

Los comentarios a las estaciones, poéticos y transidos de compromiso con el hombre y amor a Dios, van acompañados por diversas piezas musicales que contribuyen a realzar la belleza del mensaje que transmiten: la pasión de Cristo en la vía de la Cruz, que culmina no en la muerte, sino en la Resurrección.

El libreto incluido en el CD de audio ofrece el texto completo de las quince estaciones y está ilustrado a todo color con iconos pintados a mano, que reproducen las tablas del siglo XII al XV expuestas de manera permanente en la parroquia de Santa María la Blanca de Madrid.

También el Hermano Zeferino de Monte Tabor Producciones, es decir, el “franciscano joven y divertido, que juega al baloncesto y enseña a los niños los fundamentos de la fe”, tiene un DVD en su colección, dedicado al tema que nos ocupa.

En este episodio, presenta una breve introducción a las estaciones del Vía Crucis y hace ver que, meditándolas, es posible acercamos más a nuestro Salvador.

Las estaciones hermosamente ilustradas se convierten así en 14 meditaciones pensadas especialmente para niños. Incluye ”Qué más puede darnos”: conmovedora canción que nos recuerda el amor de Jesús por cada uno de nosotros durante su tiempo en la tierra.

Por su parte, la Editorial PPC, como cada año, reimprime su particular y dinámica colección de viacrucis. Ésta, está integrada por:

Vía Crucis de la Misericordia

Las 14 estaciones del viacrucis y las 14 obras de misericordia se dan la mano en este texto compaginado por Cristina Inogés Sanz, para ofrecernos la posibilidad de orar con un lenguaje diferente. Su originalidad radica en la elección de algunas citas bíblicas e imágenes, nada comunes en un viacrucis.

Vía Crucis con la gente de la calle

Un viacrucis para conmovernos y transformarnos al contemplar, como Santa Teresa, «el rostro de Cristo muy llagado» de la gente de la calle que hace el camino de la vida con nosotros. Y así nos lo describe José María Avendaño Perea.

Vía Crucis de Gerardo Diego

El viacrucis que el poeta Gerardo Diego escribió en 1924 y que publicó en 1931, preparado cuidadosamente, procurando hallar el tono sencillo “entre popular y moderadamente culto” que diera forma a todo el poema y que hoy, es rescatado por Herminio Otero e ilustrado por M. Cerezo Barredo.

 Vía Crucis. Diálogo de la humanidad con Cristo

La vía estética conduce a una de las experiencias más profundas que un cristiano pueda sentir del amor de Dios. Este viacrucis de Francisco García Martínez convierte la música y la poesía en el medio adecuado para facilitar un diálogo íntimo entre la humanidad y el Salvador, donde la pasión de Cristo se une a la pasión humana.

Contiene, por una parte, el diálogo entre la humanidad y Cristo en las catorce estaciones, acompañado de ilustraciones de la hermana Mary Horn. Por otra parte, dispone de un recurso digital (código bidi o de lectura QR) que nos facilita la locución de las estaciones con fondo musical de Arvo Pärt, con la idea de que puedan ser meditadas en distintas circunstancias y ambientes.

Y como novedad destacada de la LPS, nos permitimos recomendar un Via Crucis que reúne muchas de las caractersiticas que hemos estado desarrollando a lo largo de este monográfico; editado por PPC:

Palabras para el camino. En los umbrales de la pasión

Es en primer lugar, un Vía Crucis para un acercamiento contemplativo a las palabras de Jesús previas a la Pasión.

Propone un itinerario diferente del convencional y se aproxima de modo contemplativo a las acciones y palabras de Jesús que preceden, en los evangelios, al relato de la Pasión (tema que abordamos en el boletín LPS de la semana pasada, nº83, 15/03/18).

Trata de descubrir indicios y señales de cómo Jesús se iba disponiendo y preparando, qué palabras, convicciones y actitudes iban a sostenerle cuando llegara el momento de atravesar el umbral de su camino: la entrega total de la vida por amor. El texto se estructura en quince escenas de la pasión, presentadas a modo de tríptico: contempladas en primer lugar desde una perspectiva icónica, con la ayuda de las ilustraciones; luego mediante un breve pero intenso relato; y, finalmente, a través de una oración tomada de la Escritura en la que Jesús se vio reflejado.

Con ilustraciones de Bernadette López Heredia, el inspirado texto es de Dolores Aleixandre Parra: religiosa del Sagrado Corazón de Jesús.

Teóloga y licenciada en Filología Bíblica, se la puede considerar una de las pioneras hispanoparlantes en el mundo de la teología protagonizado por mujeres. Ingresó a los 20 años a la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús. Se desempeñó como maestra de novicias, encargada de pastoral de colegios y partícipe de asociaciones de mujeres de barrio, donde aprendió -como ella comenta-, a vivirse «más como mujer del y para el Reino que como alma consagrada».

En 1986 asumió como profesora de la cátedra de Sagradas Escrituras en la Universidad de Comillas, donde permaneció por más de 20 años.

Ha formado parte del Consejo de Redacción de las revistas Sal Terrae y Catequistas.

Constantemente imparte ejercicios espirituales y retiros y se mueve en el ámbito de la Biblia y la espiritualidad. Además es colaboradora además de las publicaciones Christus, Alandar, 21 y Vida Nueva.

Es autora de más de 25 libros, entre los que destacan: Bautizados con fuego (1997); Círculos en el agua (1999); «Dame a conocer tu nombre». Imágenes bíblicas para hablar de Dios (1999); Compañeros en el camino. Iconos bíblicos para un itinerario de oración (2000); Esta historia es mi historia. Narraciones bíblicas vividas hoy (2001); Contar a Jesús (2002); Relatos desde la mesa compartida. Aproximación bíblica y catequética a la eucaristía (2003); Las puertas de la tarde. Envejecer con esplendor (2008); La hendidura de la roca (2010); (participante en el equipo de colaboración de) Mujeres ignacianas (2011); Hilvanes y pespuntes (2012); y Escondido centro (2014).

Hoy, jubilada pero activa continuamente, con un grave problema en la voz, asume que Dios le marca como siempre lo ha hecho, un sendero que debe recorrer con otros medios como es la escritura.

Todas estas propuestas y algunos Vía Crucis más os están esperando para ser descubiertos en la Librería de nuestra diócesis, la Librería de Pastoral.

LIBRERÍA DE PASTORAL – DIÓCESIS DE SANTANDER (LPS)

* Fuentes: Editorial CCS / Editorial San Pablo / Mensajero (Grupo Loyola) / Centre de Pastoral Litúrgica (CPL) / Publicaciones Claretianas / Cimadevilla / Estampería Religiosa Aragón (A.F.A.) / Soluziono / Monte Tabor Producciones / Hemeroteca de boletines de la LPS www.radiogalilea.com.ar