Doroteo Hernández Vera fue un sacerdote soriano que fundó en nuestra Diócesis, en plena Guerra Civil española, el Instituto Secular de la Cruzada Evangélica y fue canónigo de la Catedral durante 62 años. Su vida sobresalió por su carácter humilde y por el rendimiento que supo sacar de su ministerio en favor de los necesitados. La fundación de la Cruzada Evangélica fue en unos momentos muy difíciles para la población civil, en 1937, en plena contienda. Eran tiempos duros para las clases más necesitadas y D. Doroteo enfocó toda su energía en ayudarles.

En 1942, a raíz del incendio de la ciudad de Santander, muchos niños de familias económicamente débiles, que habían perdido sus casas y algunos de los pocos colegios existentes, dejaban sus mejores años en las calles. Preocupado por esto D. Doroteo promovió la apertura de dos escuelas que atendieran a estos niños. Así comienzan, en la calle del Arcillero, pagando de su pobre bolsillo de sacerdote los gastos de aquella incipiente escuela.

Doroteo Hernández Vera nació en Matute de Almazán (Soria) el 28 de marzo de 1901 en una familia humilde, hijo de Santiago Hernández y Juana Vera. Su padre era guarda de coto y natural de Matamala de Almazán. Por falta de medios económicos, tuvo dificultades hasta para poder llegar a ser sacerdote. Su vida prácticamente estuvo vinculada a Cantabria donde perteneció al clero de la Catedral de Santander por oposición desde 1929 hasta su fallecimiento en 1991: 62 años de servicio. Durante la Guerra Civil española estuvo preso en 1937.

En Santander su labor fue muy fecunda pero no limitó su dedicación a la capital cántabra: después de la Guerra, viendo cómo había quedado toda España, quiso fundar varios colegios -El Colegio Cumbres, cuyo 75 aniversario se clausuró el pasado 10 de noviembre- y residencias. En Santander, multiplicó su ministerio en la Institución Teresiana, con los jóvenes de Acción Católica y en barriadas obreras como la de Cajo. Además fue capellán de la prisión provincial, asesor de sindicatos, predicador, misionero popular y colaborador religioso de El Diario Montañés. Pero además, fuera de Cantabria, fundó colegios para la gente sin recursos, la casa para madres solteras en Salamanca que acogía a madres que habían quedado embarazadas y por algún motivo no tienen una ayuda, la guardería de Madrid y otra casa en Sevilla. Puso en marcha el Albergue de la Merced para reclusas y, posteriormente, la Obra Social Asunción Sánchez en Coslada (Madrid). En su trabajo en favor de la caridad figura la apertura de guarderías, dispensarios y hogares de ancianos y su campo de actividad lo culmina creando misiones en Bolivia, Perú y Zaire.

Murió en Coslada el 6 de noviembre de 1991. Sus restos descansan en la capilla del Centro “Asunción Sánchez” de Coslada. El 12 de junio de 2004 se llevó a cabo la clausura del Proceso diocesano de la Causa de Canonización del Siervo de Dios Doroteo Hernández Vera.

A la tarde del 21 de diciembre de 2018, el Santo Padre Francisco ha recibido en audiencia a su Eminencia Sr. Cardenal Angelo Becciu, el Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos. Durante la Audiencia el Papa Francisco ha autorizado a la Congregación a promulgar el Decreto sobre la heroicidad de virtudes del Siervo de Dios Doroteo Hernández Vera y Fundador del Instituto Secular Cruzada Evangélica.
Oración para pedir la intercesión

Señor Dios nuestro, que infundiste en tu Siervo Doroteo Hernández Vera, sacerdote y fundador de la Cruzada Evangélica, el ideal de hacer llegar tu amor a los ambientes más difíciles y necesitados del anuncio del Evangelio: te suplicamos la pronta Beatificación de tu siervo Doroteo y que, por su intención, nos concedas la gracia que con filial confianza te pedimos (pídase la gracia que se desea alcanzar) si es para mayor gloria tuya y bien nuestro. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen. (Padrenuestro, Avemaría, y Gloria)

Fuente: osmasoria.org y cruzadaevangelica.com