Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

El obispo de Santander, Mons. Manuel Sánchez Monge, ha mantenido por primera vez como prelado de la Diócesis, el tradicional encuentro anual con los profesores que imparten la asignatura de Religión y de Moral Católica en los centros de enseñanza de Cantabria y Mena.

El acto se celebró en la tarde de hoy, martes 29, en el Seminario Diocesano de Monte Corbán y a su inicio, Mons. Sánchez, animó a los profesores presentes a que comuniquen al resto de los docentes de esta asignatura la conveniencia de asistir a este encuentro anual por los beneficios de participar en él, ya que los profesores se saludan e intercambian experiencias y pareceres en su desarrollo.

Tras esto, el Delegado Diocesano de Enseñanza, Juan Antonio Pérez Simón realizó el balance del curso pasado 2014-2015 y señaló que aunque había transcurrido con normalidad, había estado orientado por la nueva Ley de Educación (LOMCE). Igualmente destacó que el nuevo Obispo de Santander había sido profesor de Religión durante cinco años en Palencia.

Intervención de Mons. Manuel Sánchez

En su primera intervención ante los profesores, Mons. Sánchez “agradeció vuestro trabajo de profesores” y recordó que no siempre realizaban la tarea docente en un ambiente propicio, y a “veces hasta hostil”. Por ello el obispo les animó a seguir “sembrando la semilla del Evangelio”, una tarea “hermosa y valiente” en la actual sociedad, por eso “no os avergoncéis de vuestro trabajo”, remachó.

En un clima distendido, Mons. Sánchez recordó que la docencia de los contenidos de la fe en el momento presente “son difíciles porque interpelan a las personas y porque la fe es un programa de vida”. Por eso “a algunos les “escuece” la asignatura de religión ya que despierta preguntas en los estudiantes y esto no gusta a muchos”, apostilló.

El amor al prójimo, la necesidad de la oración, el perdón, son valores no siempre compartidos por una “sociedad atea y secularizada”. No hay que olvidar que los chicos hoy vienen “vacunados” por esta sociedad que ve a la religión y a la Iglesia con ojos torcidos; “pero los jóvenes no tienen la culpa de esto”, destacó el obispo.

Nuestros alumnos -prosiguió- no han tenido ocasión de oír hablar de la trascendencia, de la vida eterna. Además alertó de la mala influencia de los contenidos de muchos medios de comunicación que presentan modelos de familias desestructuradas “porque la sociedad quiere inculcar deliberadamente esto”, enfatizó.

Mons. Sánchez contó anécdotas que crearon un ambiente distendido entre los profesores; pero esto no rebajó la gravedad de algunas de sus palabras al apuntar que “ahora hay otras escala de valores, muy distinta a la que se muestra en las clases de religión”.

Instó a estar atentos a los efectos de “una cultura atea que lo envuelve todo y que enseña a vivir como si Dios no existiera”. Este ambiente -agregó- “nos impregna a todos, a nosotros también, y esto pervierte los criterios evangélicos”.

El obispo se mostró seguro de que en Cantabria también se “suprimirán horas de clase de religión, por ello hay que aprovechar bien las sesiones”.

Asimismo dijo a los profesores que para hablar de Dios, “hay que estar primero impregnados de Él porque si Jesucristo es el centro de nuestra vida, esto se transmitirá y comunicará a los demás”.

También invitó a “evangelizar desde la alegría; los demás nos tienen que ver contentos y que tenemos una paz interior y que Dios nos acompaña”. Si nos ven así- puntualizó- “despertaremos en los demás atracción e interés”.

En Cantabria, existen 147 profesores que se encargan de este cometido en la enseñanza pública. De ellos, 101, se hallan en Primaria y los 46 restantes en Secundaria. A esta cifra habría que sumar los numerosos docentes más que imparten la asignatura en los centros privados concertados.

Las últimas estadísticas publicadas por la Conferencia Episcopal, señalan que en la comunidad cántabra los padres siguen solicitando para sus hijos, en un 70 por ciento de los casos, la asignatura de religión. Además, este porcentaje sitúa a la región 6 puntos por encima de la media nacional.

El Delegado Diocesano de Enseñanza, Juan Antonio Pérez Simón, es el encargado de la organización de este acto académico anual que pretende ser un encuentro entre el obispo, la comunidad de profesores y el equipo que forma esta Delegación.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.