El sábado nuestro Obispo, D. Manuel, presidía en el día de la Virgen Niña la Misa por todos los consagrados que han fallecido a consecuencia del coronavirus u otras causas durante el tiempo de confinamiento y en la actual pandemia.

En la Misa participaron numerosos consagrados de distintos carismas presentes en la Diócesis y que elevaron junto a nuestro Obispo una misma oración, por sus compañeros en la misión de llevar a nuestra sociedad los consejos evangélicos, desde los carismas concretos con que suscita el Espíritu Santo y con que Dios bendice a su Iglesia.

Artículo anteriorEl Espejo de la Iglesia – COPE – 20/11/2020
Artículo siguienteHomilía Jornada de Oración Consagrados fallecidos por COVID-19